sábado, 17 de abril de 2010

LENGUADO A LA PLANCHA



El lenguado o pez sandalia está asociado a una leyenda curiosa. Se dice que Moisés -uno de los protagonistas de La Biblia- pescó un lenguado, calentó aceite y comenzó a freír el pescado. Como Moisés era muy ensimismado se puso a pensar en sus cosas: en cómo iba hacer el espectáculo del Mar Rojo, en que si tuviese un perro iría a la perrera municipal a escoger uno y en otras muchas cosas que le hicieron olvidarse de que estaba cocinando un lenguado. El pescado de Moisés se quemó por un lado y Moisés lo devolvió al mar porque no le gustaba tan quemado y decidió recalentar unos macarrones que le habían sobrado del otro día. El pez recobró la vida y por eso se dice todos los lenguados son blancos por un lado y marrones por el otro desde que Moisés quemó uno de ellos y lo lanzó al mar. Yo me lo creo. Vaya personaje Moisés.

Explico la receta: calientas la plancha a fuego a tope y dejas que cada lado del pescado se haga entre 2 y 4 minutos. Salas -de salar- y y está. Le puedes añadir limón, si te gusta...

¡un abrazo!

3 comentarios:

  1. jajajajaja, no sabía yo esa historia, pero me la creo también!!! y prefería los macarrones del día anterior...vaya... donde se ponga un lenguado bicolor que se quite el restoooo

    muy buena pinta si señor!!

    ResponderEliminar
  2. Donde esté Juan Tamariz con el air-violin que se quiten moiseses de pueblos hebreos, psssssssssss, con sus tablitas de pecadeisions...
    Por otra parte y hablando del plato.....paso palabro(soy muy exquisita cos peixes).
    Un beso Jaaaaaaaimer UH!

    ResponderEliminar