jueves, 3 de diciembre de 2009

MERLUZA A LA ROMANA




¿Por qué se dice "a la romana"? ¿De dónde viene esa denominación que utilizamos con tanta naturalidad? Hoy, en arrozconhuevos, la "verdadera" historia de: ¡Las cosas a la romana!

En esta historia están involucrados un sueco, varios chefs japoneses, y un portugués. Muy majos los tres. Todo empezó cuando un portugués del S. XVI, un misionero jesuita, sintió unas ganas irreprimibles de ir a Japón a contarles lo maravilloso que era Jesucristo. El portugués se despidió de sus amigos portugueses, cogió las cosas básicas -dos toallas y un albornoz azul- y se fue concretamente a Nagasaki, cuidad que estaban empezando a construir. Como por aquel entonces los japoneses no tenían playstation y ocupaban su tiempo escuchando las historias que contaban las personas mayores, el misionero portugués comenzó a predicar la palabra de Dios con bastante facilidad. Los japoneses le escuchaban por educación -y porque no tenían otra cosa que hacer- pero no querían cambiarse de religión porque ya tenían la "ninja".

El portugués, víctima de su propio fracaso, decidió volver a Portugal, pero dejó una huella imborrable. Influyó en la manera de cocinar de los chefs japoneses: el misionero, mientras estuvo en Japón, solía comer pescado rebozado en tiempo de vigilia, que en latín se dice tempora ad quadragesimae y por eso a los rebozados estilo japones se les llama "tempura", que viene de tempora. Por eso la expresión "a la romana" está relacionada con el origen latino de la palabra "tempura". Un culebrón gastronómico.

Y el sueco...pues era muy rubio y muy guapo y se cree que algo tuvo que ver en todo esto...bomba de humo y ¡hasta luego! ;)

Explico la receta para quien no la sepa: se reboza la merluza en harina, una capa muy fina, se reboza en huevo batido y se fríe a fuego medio alto. Se retira cuando la merluza esté dorada, se escurre el aceite y ya está

Hoy comí con mis padres ;)

10 comentarios:

  1. jejeje.una historia muy maja.eres un makina.
    p.d.hoy una critica que te estas creciendo mucho,jajaja.la ensalada un poco desaborida...

    ResponderEliminar
  2. ais! no le pillé el lado bueno a la ensalada!! jijij

    un besito

    ResponderEliminar
  3. ¿tus padres que opinan de que le hagas fotos a la comida?, ¿y de qué hagas caritas y formas con ella como cuando tenías 3 años?, ¿y de qué toques y retoques los alimentos como si jugases con ellos?
    ¿No te han enseñado en casa que con la comida no se juega?

    ResponderEliminar
  4. Una historia muy interesante y práctica, me interesaría saber tambien la historia del arroz a la cubana, patatas a la importancia, tortilla francesa, bacalao al pil pil...
    Estoy perdiendo mi creatividad culinaria!!vuelve pronto!!
    Confío en tu memoria a corto plazo para las series de números...
    Muaaaakkk

    ResponderEliminar
  5. jajajaj!! Ay los papis..! y el hijo historiador wikipédicoinventivo..

    tss..claro que hay carnaza! Qué te crees que es mi 'libro'? ¿una peli americana con demasiada tensión sexual y poca chicha?? nou nou nou!

    :) un besaco, comandante!

    ResponderEliminar
  6. Cada día te luces más, Jaime! Qué jefe... se aprende de cocina y encima te alegra el día... Ya te contaré como va lo de la web. Si en Enero tenemos suerte y sale, igual te pido que linkes este blog con la sección de cocina que tenemos!

    Un abrazo Foto-chef!
    Edu Vicu.

    ResponderEliminar
  7. Mónica! le pregunté a mis padres y dicen que me dejan jugar con la comida...que ya soy mayoricito...
    Anónimo! sé quien eres...jejeje
    Kore! espero tu libro con ilusión...voy a leer la parte de la carnaza mil veces!
    César! un abrazo amigo!
    Edu! me alegra que aprendas de cocina!! te mando un abrazo y a ver si sale la web!!

    ResponderEliminar
  8. No puedo escribir porque me sigo riendo... Sin palabras

    ResponderEliminar