domingo, 1 de noviembre de 2009

ÑOQUIS CON AJO, PEREJIL Y PARMESANO




Los ñonquis, para quien no lo sepa, son unas pelotillas de la familia de las pastas elaborados con patata y sémola de trigo. Tienen un tacto al que no estamos acostumbrados, y con cada mordisco el cerebro chisporrotea para bien, llegando a curar enfermedades y reconciliar parejas.

Lo mejor es que estos ñoquis es que se hacen en cinco minutos! En serio. Pones a hervir un poco de agua. Mientras tanto cortas dos dientes de ajo en trocitos, con cuidado de no cortarte, y los sofries a fuego lento en una sartén. Fíjate si está hirviendo el agua y si hierve introduce los ñoquis en el agua y cuécelos durante dos minutos. La manera de retirar los ñoquis es ir pescándolos a medida que van subiendo. Si flota es que está hecho. (si tienes hijos agradecerán que les dejes participar en esta parte de la receta). Cuando ya están cocidos los ñoquis, los mezclas con el ajo y el perejil y le añades unos dados de parmesano.

Muy rico.

¡un abrazo!

4 comentarios:

  1. Eso de que los ñonquis tengan familia y curen enfermedades..casi que cuesta creérselo.
    Por el resto, todo estupendo, pero sigo sin comprender cómo haces para poner el plato en la cortina de la ducha y que no se caiga.
    Un besito desde Chamberí, gachí.

    ResponderEliminar
  2. Muy ricos los ñoquis. Mi abuela me los hacía con lo que ella llamaba tuco que es una especie de sofrito de tomate con mucho orégano. Salsita potente. Los ñoquis también los hacía ella con un tenedor. Un besiño

    ResponderEliminar
  3. Me encantan los Ñoquis. Y los huesos. Guau.

    ResponderEliminar